martes, 19 de septiembre de 2017

Into the hollow (Experiment in Terror 6), Karina Halle

[Libro no publicado en español]
Perry Palomino ha peleado contra sus demonios -ganando- pero la batalla está lejos de terminar. Ahora se encuentra rota y sola y ha dejado atrás su vida y a su familia en Portland para darles a Dex y a la serie Experiment in Terror una segunda oportunidad. Pero sus errores pasados siguen poniendo a prueba su relación, al igual que la salvaje y desolada tierra de las Montañas Rocosas de Canadá. Las nevadas cumbres y los voraces bosques esconden una leyenda urbana demasiado aterradora e increíble como para ser verdad y el único modo que nuestra pareja tiene para sobrevivir es que Perry deje entrar al hombre que la mandó al infierno... y de vuelta de él. 


¡Regresamos al miedito palote de Experiment in Terror! Bueno, lo de miedito lo decimos con mucha reticencia, visto lo poco que nos hemos acojonado. Y lo del palotismo... Bueno, en una serie tan larga en la que la relación se va forjando tan lentamente no se puede decir que nos rebocemos en él aunque desde luego aquí más guarrerismo que miedo. ¡Vamos a ver qué nos encontramos en esta entrega!

[Uf, ahora que nos ponemos a escribir sospechamos que cada vez nos van a salir las reseñas más breves y menos graciosas, queridas, ¡a ver qué os contamos si ya lo sabéis todo!]


Kim celebra no haber reseñado toda la serie junta

Perry y Dex unen fuerzas para irse de nuevo a Canadá a buscar lo más absurdo que se os ocurra y nosotras damos palmas con las orejas porque en ese país a nuestros protas se les ponen las hormonas a bailar una sardana. Claro que ahora Perry no tiene el cuerpo para muchas alegrías, debido al odio/resentimiento/tirria que siente hacia Dex (total y absolutamente merecidos, por cierto, aunque al menos hemos sabido gracias a The Dex Files lo que le pasó al muchacho por la cabeza en el final de Lying Season). En fin, que Karina Halle ha decidido que Perry y Dex vuelvan a compartir programa y viaje, esta vez buscando algo tan sumamente de ca*arte por la pata abajo como al Bigfoot.


Perdona, bonita pero WTF?!?

Efectivamente, más o menos como si te mandan a Eurodisney a buscar al fantasma de las bragas rotas, de miedo ausente total. Pero lógicamente yendo estos dos va a haber susto y va a haber bicho y tensión sexual y roce y reproches y momentos ajgfdjslsgadfjasjl.


¡Un bote, dos botes, vivan los refrotes!

Como prácticamente todos los libros de esta serie, hay dos partes que focalizan nuestro interés y lo hacen de modo desigual. Por un lado tenemos la parte relacionada con el misterio que persiguen, que a ellos les interesa una barbaridad y a nosotras, pues según el libro. En este libro ha estado la cosa tan tan pero tan interesante que en el sustómetro le damos...


Mira qué miedooooooooo...

Ha sido miedo nivel "el otro día vi una calabaza más grande que mi cabeza y eso sí me acojonó". Es que, de verdad, ¿a quién se le ocurre mandarlos a buscar al dichoso bicho? Anda que no habrá leyendas urbanas para escoger que nos meten una de lo más coñazo. Pues eso es lo que pasa, que no te interesa lo más mínimo. ¡Y encima no te llevas ni un triste susto ni nada! Un bluf total. Pero bueno, me ha dado igual porque si algo tengo claro en esta serie es que la leo por Dex y su relación con Perry. Y aquí de eso hemos tenido una buena dosis...


Drama y cama es lo que le gusta a esta dama

En este libro no necesitamos calentamiento (vamos, lo que siempre nos pasa con Dex...) y conectamos directamente con el final de On demon wings y de la novela corta The Dex Files (que os recomiendo leer), lo que nos permite sumergirnos de lleno en la historia de la pareja. A partir de ahí vamos recorriendo un camino lleno de altibajos al lado de Dex, que trata de reconquistar a Perry con su peculiar encanto y con una sinceridad aplastante, y de Perry, que trata de esquivar las ondas vitales de adorafollabilidad que Dex le lanza mientras intenta contrarrestar su creciente perraquismo hacia el maromo con eternas disquisiciones sobre la conveniencia o no de dejarse llevar. Os lo traduzco. Dex se pasa el libro siendo adorable y así 👇... 



...y Perry siendo algo pichote y así 👇.



Dex decide sacar su arsenal de adorafollabilidad para derretir a Perry (y a nosotras un poco más) y Perry nos muestra su lado más pichote. Efectivamente entendemos todo lo que le pasa por la cabeza con respecto a Dex (entendemos más aún lo que le pasa por el cuerpo...) pero, chica, si tan claro lo tienes, ¡no te dejes guiar por el xixi, que ya sabemos que lo carga el diablo! Reconozco que soy muy fan de este tipo de tensiones pero lo malo es extender ese tira y afloja demasiado, justo lo que pasa aquí. Me parece que hay otros recursos para mostrar la tensión de la pareja y la atracción que sienten pero volvemos a lo limitadita que me parece Karina Halle como escritora, es que me deja fría. Le alabo que me haya enganchado totalmente con un personaje como Dex (y con todo el pisto que se ha inventado entre él y Perry) pero en todo lo demás me parece una escritora del montón.


Así de claro te lo digo ahora que no me escuchas

Into the hollow me ha parecido un libro muy irregular, que ha mantenido mi interés en la relación Dex-Perry pero me ha aburrido en todo lo demás. Menos mal que con ese estupendo final y con el pequeño adelanto paranormal que la Halle nos ha colado entre las páginas del coñazo canadiense (y que sí nos interesa) estoy que no me aguanto las ganas de pillar el siguiente. Y eso tiene mucho mérito teniendo en cuenta el nivel general del libro.

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

3'5. Dex, I'm ready for your very Big🐍foot...


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 12 de septiembre de 2017

Y entonces él la besó (Solteronas 1), Laura Lee Guhrke


Desde que Emmaline Dove comenzó a trabajar como secretaria para el editor más importante de la ciudad, el vizconde de Marlowe, ha intentado que éste publique sus artículos. Pero descubre que Marlowe jamás ha leído sus escritos, y decide renunciar al puesto. Con su marcha, Emma deja el negocio sumido en el caos. Se merece una lección y Harry está dispuesto a dársela. Sin embargo, un solo beso de ella le desvela el fuego que arde tras la aparente frialdad de su secretaria.


Ay, queridas, a veces pierdo la fe en la lectura #MomentoConfesiones. Sí, soy así, me rebozo en la felicidad de tener tantas novelas que leer pero luego encadeno unas lecturas flojas y me dan ganas de refugiarme en las maravillosidades conocidas y no perder el tiempo en las demás. ¡Gracias a Dior que me pueden las ansias lectoras y no dejo de leer! Imaginad qué triste hubiera sido mi vida sin conocer los 5 Gandys que Harry tiene entre las piernas este libro tiene entre sus páginas...


¡No puedo perderme un 5Gandys, NO!

Emmaline Dove es solterona, treinteañera y la secretaria perfecta y Harry, Vizconde de Marlowe, lo sabe. A pesar de ser mujer, ha resultado ser extremadamente eficiente en su tarea, organizando el trabajo del periódico de Marlowe, su agenda e incluso a sus airadas ex-amantes. Y todo sin una mirada reprobatoria, sin levantamiento cejil y sin un suspiro de enamorada silenciosa. Y es que lo único que espera Emma de Harry es que lea sus escritos sobre normas de etiqueta y los publique. Pero cuando Harry le da la enésima negativa y demuestra que no ha mirado los textos de Emma ni para prenderles fuego, algo se apodera de Emma, algo desconocido para una chica tan recta y modosita como ella, algo que su tía Lydia desaprobaría fervientemente: la ira. Y con la ira llega un nuevo sentimiento: las ganas de mandar a tomar por *ulo librarse de la esclavitud de su trabajo. Qué alegría sentimos nosotras ante esa liberación y qué alegría siente Harry cuando ve que su mundo laboral y parte del personal van a la deriva...

Te mereces este regalito, Harry

Jur jur jur, ¡vivan las mujeres que demuestran a los hombres que pueden vivir sin ellos! (no olvidemos la época en la que se desarrolla este libro, la enagüil). Aquí es Harry el que tiene complicado vivir sin Emma, que poco a poco se ha convertido en la organizadora de su vida. Pero, ojo, eso no significa que de repente Harry se dé cuenta de que está enamorado de ella porque NO, aquí no hay un amor letárgico que de repente despierta a la vida. Emma ha visto cómo trata Harry a las mujeres y su interés por él es puramente laboral, al igual que el de Harry por Emma. De hecho, Harry ha pasado por un divorcio que ha afectado severamente a su imagen y a su familia, con lo que el máximo contacto que quiere tener con las mujeres es a través de su xixi. Y en ese mundo xixil no entran los bajos de Emma ni todo su entorno, al que Harry no ha dedicado más de medio segundo. Pero, ay, queridas, las solteronas de nuestros libros enagüiles siempre tienen joyitas bajo los corsés-que-no-han-catado-varón y, cuando Harry comience a echar un vistazo, nosotras empezaremos a ejercitar la endless croqueta porque el descubrimiento que hace Harry de la Emma oculta viene acompañado del despertar de Emma a los placeres de la vida, entre los que se incluyen que te coman el bombón con resultado 🔥🔥🔥.


Me pregunto si pasará lo mismo comiendo calabacines...

No las tenía todas conmigo tras mi primera experiencia algo mñe con Laura Lee y tal vez por eso haya disfrutado más de este libro, que me ha tenido con cara de pava y echando corazoncitos por las orejas casi desde que lo abrí hasta que lo cerré. Cuando ves que Emma es la secretaria de Harry automáticamente piensas que está enamorada de él y blablabla pero NO. La verdadera gracia del libro viene cuando Harry se ve más solo que la una en el trabajo y a la deriva sin ella, con lo que decide hacer lo que sea para que vuelva a trabajar con él. Y entonces ya piensas que "lo que sea" es hacer que se enamore a toda costa para poder manejarla y blablabla. PUES TAMPOCO. [Ay, que hago la croqueta recordándolo]. Harry es muy listo pero Emma también así que dos mentes privilegiadas saben que no merece la pena perder el tiempo en jueguecitos estúpidos y van con la verdad por delante, con lo que nos encontramos con una historia de amor que va surgiendo del respeto y descubrimiento mutuos, de la sinceridad y del humor. Emma sabe mucho de etiqueta pero nada de la vida y Harry encuentra un gran placer en descubrirle todo lo que se está perdiendo. Aquí la tensión sexual y el amor van surgiendo poco a poco, el palotismo se va incrementado y, sin apenas secuencias guarreriles, te encuentras dándole al abanico dentro de una tienda de bombones y no precisamente para evitar que éstos se derritan...


Kim leyendo este libro

Qué le vamos a hacer, dame amor, humor y un maromo que me ponga palote usando su lengua (y no precisamente en mis bajos) y te entrego mi cajón de las ligas. Este libro es únicamente una historia de amor, sin historia secundaria, sin malvados, sin raptos ni traumados. Es el perfecto libro "nadista pero poco", donde lo único importante es el amor entre Emma y Harry pero sin dejar de lado la sociedad en la que viven, que afecta directamente a sus acciones y de la que se nos dan muchísimos detalles (vemos mujeres trabajadoras, aristocracia venida a menos, hombres que ascienden a través de su trabajo, divorcios, preservativos de caucho..).


¡Mucho mejor que usarme a mí!

Es una justa mezcla entre Julia Quinn y Lisa Kleypas con toques de Gaelen Foley. Y escrito de un modo tan sencillo, perfectamente encadenado y fácil de leer que o te refrenas o te lo finiquitas en un día. Cada capítulo comienza con una cita, casi siempre escrita por uno de los protagonistas, que nos indica por dónde va a ir el capítulo que vamos a leer, cuya longitud es... Pues ni idea, a mí se me hicieron cortísimos pero probablemente no lo sean, who cares? ¡A mí me daba igual porque me faltaba libro de todo lo que estaba disfrutando! Emma es la verdadera protagonista, con la que compartimos más tiempo y con la que nos sentimos identificadas. De Harry conocemos lo justo y, aunque es mucho menos interesante que Emma, es el típico maromo que me vuelve la faja del revés, con su palotismo, su humor y su lengua conquistadora. He disfrutado muchísimo de todos sus momentos juntos (que son casi todo el libro, muajajajaja), con sus diálogos inteligentes y llenos de humor, con esa tensión sexual tan bien lograda y que culmina tarde pero de un modo soberbio. Eso sí, me han faltado algunas paginillas para poner el broche de oro a su amor.


¿La antiepílogos diciendo que necesita uno? ¡Me dejas loca, chica!

[De mi boca no han salido esas palabras]

En definitiva, queridas, Y entonces él la besó es un libro de enaguas nadistas prácticamente perfecto, con unos personajes inteligentes que actúan como tales, amor, humor y tensión sexual, guarrerismos de buen gusto y bien puestos y todo bien contado. ¿Qué más se le puede pedir? ¡Pues que no terminara!

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...

Harry, yo también quiero que me comas el chocolate negro


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 5 de septiembre de 2017

Devil's Cut (The Bourbon Kings 3), J.R.Ward

[SPOILERS DE THE ANGELS' SHARE -¡incluso en la sinopsis!-]

[Libro no publicado en español]
En un primer momento la muerte de William Baldwine, cabeza de familia de los Bradford, fue calificada de suicidio pero más tarde su hijo mayor y declarado enemigo, Edward, confesó que había sido un asesinato. Encarcelado, Edward no sufre por la desintegración de su familia o su pérdida de libertad sino por la mujer que deja atrás. El amor de su vida, Sutton Smythe, es la única persona por la que realmente se ha preocupado pero, como directora ejecutiva del mayor rival de la Bradford Bourbon Company, cualquier relación entre ellos es imposible. Y a eso hay que sumar el tiempo que Edward va a pasar en la cárcel...
Lane Baldwine debería seguir siendo el eterno playboy, siempre a la sombra de su hermano mayor Edward. En cambio se ha convertido en el nuevo cabeza de familia y de la empresa. Seguro de que Edward está encubriendo a alguien, Lane y su amor verdadero, Lizzie King, siguen la pista de un asesino... únicamente para descubrir un secreto que cambiará todo de modo devastador.
Mientras Lane intenta descubrir la verdad y Sutton se encuentra irremediablemente arrastrada hacia Edward a pesar de las circunstancias, las vidas de los habitantes de Easterly nunca volverán a ser iguales. Para algunos será algo bueno. Para otros, puede ser una tragedia más grande de lo que pueden imaginar. Únicamente hay algo seguro: el amor sobrevive a todo. Incluso al asesinato.


Nos invade la pena suprema ante las perspectiva del fin de este culebronazo de lujo. No es que haya sido una saga que de las que nos roba el sueño y provocado canas pero oye, una ve mansionacas y ricachones en apuros y no puede evitar que los midiclorianos culebronescos se le revolucionen. ¿Habrá remontado el vuelo la Ward en esta última entrega y nos habrá tenido mordiéndonos las puntas de las extensiones del pelo? Os quito ya mismo la intriga: NO.


Se me muere una lentejuela de la pena

Bueno, queridas, sinceramente, ésta era una serie que podría haber dado mucho más juego y me parece que J.R.Ward no ha sabido manejarla. Y es una pena porque, oh, los pistos culebronescos, decidme a mí si eso no es carne de novela romántica. Pues aquí hay chicha pero poca y alguna hasta mñe. Voy a meterme un poquito en faena y no me queda más remedio que soltar spoilers del libro anterior, así que ya sabéis...



Dejamos el pisto de los Bradford en todo lo alto, con mi adorado Edward encarcelado por haberle dado pasaporte al otro mundo a su padre, Gin casada con una mala bestia, Max reapareciendo y Lane siendo Mñerlock Holmes. Y ahí está la intriga, en ver si se resuelven las tramas de cada hijo y la principal del asesinato. No es que os pueda contar qué es lo que pasa porque, claro, la gracia del libro está en eso pero yo esperaba un camino lleno de sorpresas y me he encontrado con uno bastante simplón. Ya os digo que parece que la Ward ha querido quitarse de encima este libro y lo ha escrito un poco de aquella manera, con mucho rollo a la hora de narrar pero poca chicha en cuanto a la acción. Leyendo la reseña de The Angels' Share (porque, es triste decirlo pero más triste es mentir, de un año para otro no me acuerdo ni de la mitad de lo leí) descubro que vi en ese libro exactamente los mismos problemas que en éste: la Ward se enrolla como las persianas para contar poco y, encima, avanzar menos. Vamos, que medio libro se lo quita de encima a paso tortuguil. Y es que no me digáis a mí que no es como de coña que empiece el libro, vea Lane que hay un intruso en su propiedad, salga tó jiñao a neutralizar el peligro... y se entretenga en contarnos lo grande que es el jardín, que hay que ver qué cuidados requiere, que si el poto lo plantaron en los ochenta unos criados de los Lannister, blablabla. Tú esperas algo así 👇


¡Que el pisto no pare, no pare, no!

...y es esto lo que tienes 👇


Este pisto no tiene ganas de moverse

La verdad es que la Ward tiene un modo peculiar de contarnos las cosas, es la misma técnica que usa con los vampiritos pero allí ya nos tiene bien pilladas por los ovarios y nos importa menos saber que Butch usa tal colonia o que Vishous está traumado (y que nos los repita quinientas veces). Sin embargo, aquí ese tipo de narración no funciona tan bien porque no hay tanta chicha ni tan loca y al final nos hace la lectura muy lenta. Chica, van tres libros con esta familia, ya sabemos que Edward es un amor traumatizado por el joputismo paterno y la tortura de unos hijoeputas-malparidos-gonorrea, que Gin es una cabra loca egoísta al borde de que la asesinen, que Lane es un mñe y está muy enamorado de Lizzie. ¿Es necesario que te pases medio libro poniéndonos en antecedentes? ¡NO! Nosotras queremos que la acción avance, saber qué va a ser de Edward, si Max ha hecho algo, si Gin y Samuel T. tendrán un futuro, si Lane se irá a tomar viento sacará la empresa a flote. Pues para eso nos toca llegar a la segunda mitad del libro, donde la Ward mete la directa y resuelve todo. Punto a su favor: yo he quedado contenta con los finales de los personajes.


¡Yupi!

Punto en contra: resuelve determinadas tramas a base de abracadabrismos.


Abracadabra vete a pastar con las cabras

Pero Ward, hija mía, seriously? ¿No sabes hacerlo mejor? Por favor, me lloran los pendientes de diamantes viendo que has resuelto todo de un modo tan simplón. Una ya tiene el culo pelado de ver culebrones y espera algo surrealista, que te atropelle un camión y cambies de cara y te trasplanten el cerebro o que te abduzcan los extraterrestres. ¡Pero cosas simplonas, no, por Dior, que esto es Chanel y no Primark! A pesar de quedar contenta con los finales de mis tramas favoritas, no puedo evitar sentir que la Ward no tenía ganas de pensar mucho y se ha quitado el libro de encima como ha podido, de un modo rápido y hasta tonto (especialmente me ha jo**do cómo resuelve la historia de Gin, con la que he sufrido como una perra para luego ver cómo, en dos párrafos, chimpún trocotró finiquitada). Añado que mi otra favorita, la de Edward, también se la ventila a la de tres. Mientras, la de Lane aburre hasta a las ovejas as usual y la de Max... Esto... ¿Para qué has venido, chato molinero?


Contenta me tienes, Ward

El libro también tiene cosas buenas, no es un total mñeísmo literario. Te engancha porque te da la dosis de culebrón que necesitas como drogaína en vena si estás pillada por las historias que te cuenta. Para mí esta drogaína han sido las historias de Edward y Gin, que concentran el sentimiento y la angustia y, por tanto, mi disfrute lector. Otra cosa positiva es que el punto de vista de Lane no es el predominante, lo que hace que el libro por ahí no sea tan aburrido como el anterior (cómo puede ser que en el primer libro me gustara Lane, es que no lo comprendo, con lo brasas que es). Pero medio libro de avanzar tan lentamente y otro medio libro a toda leche con cosas simplonas y algún wtf suelto hacen que se quede la lectura muy cojita. Además, hay personajes que pululan por allí de los que esperabas algo más y que al final hacen poca cosa.


Personajes secundarios en busca de cariño

En fin, no es que haya sido un libro decepcionante pero, como final de culebronazo que es, esperaba más de Devil's cut. El libro es como el resto de sus compañeros de serie, promete más de lo que da. A veces engancha, a veces aburre, a veces emociona pero siempre acabas leyendo con la sensación de que se podía haber profundizado más, haber elaborado más la historia. Al final ha sido una serie descafeinada que nos deja algunos personajes que adorar y que corren el riesgo de perderse en el olvido. Una pena porque todas las fans de la Ward sabemos que lo puede hacer mucho mejor. En fin, seguiré poniendo ojitos tristes a mis joyoncios a la espera de encontrar un buen culebronazo digno de mi Dinastía.

Por todo esto le damos a Devil's cut en nuestro Gandymetro...

Edward y Samuel T., como sois dos caballeros, en mi cama os espero


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 29 de agosto de 2017

Tentación al anochecer (Los Hathaway 3), Lisa Kleypas


Poppy Hathaway adora su poco convencional familia, aunque ansía encontrar la normalidad. Entonces, el destino la lleva ha encontrarse con Harry Rutledge, el enigmático propietario de un hotel e invento con fortuna, poder y una peligrosa vida secreta. Cuando el coqueteo pone en entredicho su reputación, Poppy sorprende a todos aceptando la proposición de Harry, sólo para descubrir que su flamante esposo le ofrece toda su pasión, pero no su confianza.
Harry estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario para ganarse a Poppy, excepto abrirle su corazón. Durante toda su vida ha guardado las distancias con el resto del mundo… pero la mordaz y cautivadora Poppy exige ser su esposa en todos los sentidos. Pese a todo, cuando el deseo crece entre ellos, un enemigo acechará entre las sombras. Ahora, si Harry desea mantener a Poppy a su lado, debe forjar una verdadera unión de cuerpo y alma, de una vez por todas


Tras recuperarnos de la montaña de emociones de Seducción al amanecer, seguimos con la familia enagüil más loca que te puedas encontrar (con permiso de los Bridgerton), los Hathaway. Reconocemos que, de los que quedan, el que más nos interesa es Leo (¡quién nos lo iba a decir!), pero no ha llegado aún su turno y sí el de Poppy, la más normal (si es que hay alguien normal con esos genes...). ¿Habrá logrado en su libro la felicidad tranquila y serena que tanto ansía?


¡Espero que no, que no estoy durmiendo mi resaca por leerte!

Poppy Hathaway quiere casarse, tener una vida tranquila y ser feliz. Tiene buena dote, es muy guapa y, tras tres temporadas en Londres, sigue soltera y entera. Y es que es complicado atraer a los maromos casaderos cuando no te comportas como deben hacerlo las señoritas bien, cuando hablas demasiado, demuestras inteligencia y curiosidad, tienes dos cuñados gitanos y un hermano con merecida fama de picha brava al que se la pela todo (y se la pelan unas cuantas...). Sí, Poppy no lo tiene fácil para casarse pero eso no le ha impedido enamorar secretamente a un joven aristócrata que únicamente tiene que convencer a su padre para casarse con ella. ¡Pero, oh, terror de los terrores, su futurp está en peligro al entrometerse el misterioso y todopoderoso Harry Rutledge, dueño de uno de los mejores hoteles de Londres y que se ha encaprichado de nuestra Hathaway! Y queridas, Harry está acostumbrado a obtener todo lo que se propone y Poppy no va a ser una excepción para él. Esto no tiene nada que ver con el amor sino con la obsesión de Harry por coleccionar rarezas y, en su mundo, Poppy es la mujer más extraña que ha conocido. Simpática, parlanchina, inteligente, guapísima, interesada en sus autómatas... Tiene que tenerla sin importar lo que se lleve por el camino. Y si por ese camino tiene que herir a alguien, incluso aunque sea a Poppy, pues ajoderse y aguantarse.


¡Harry, no tienes vergüenza ni la conoces!

¡Menudo pisto! No tenía muchas expectativas puestas en ella porque la anterior me encantó y estaba deseando pillar la de Leo, así que pensaba que con Poppy me iba a aburrir. ¡Para nada! Lisa Kleypas se saca de la manga un nadismo total y absoluto que nos mantiene intrigadísimas y enganchadísimas. Los protagonistas son dos personajes opuestos condenados a entenderse y no tenemos muy claro que lo vayan a hacer. No se conocen y se enamoran, inician su camino juntos por la vida de mala manera y el amor va surgiendo poco a poco (aunque no lo vemos demasiado, debo señalar). A Poppy es imposible no quererla porque es un encanto pero es un personaje simple al lado de Harry, el verdadero interés del libro, tan misterioso pero a la vez tan atrayente. Tiene bien merecida su fama y, a pesar de los sentimientos que sabemos que tiene y que enseña muy poquito, Lisa Kleypas se juega el cardado con ciertos comportamientos muy censurables de Harry que hacen que camines en la fina linea de matarlo a leches o a polvos. 


Está claro por qué opción nos decantamos

Lisa Kleypas hace un retrato bastante poco atrayente del protagonista: despiadado, egoísta y capaz de hacer cualquier cosa para conseguir lo que quiere... Es un hombre falto de cariño que, como no ha conocido el amor, ni lo pide ni lo necesita y tiene todas las papeletas para caernos como una patada en el culamen. Pero ahí entra la gran Lisa Kleypas para que justo nos pase lo contrario y acabemos encantadas con él (al menos eso ha pasado conmigo, aunque reconozco que Harry puede tener un traguito y, como no te guste, dudo mucho de que el libro lo haga). Harry nos desconcierta porque hace unas cosas y dice otras, le vemos comportamientos sorprendentes, unos censurables, otros que nos encandilan. La relación entre Poppy y Harry es una especie de La bella y la bestia pero ciñéndose al aspecto interior, claro, porque exteriormente Harry Rutledge de bestia tiene únicamente lo que ocultan sus pantalones, grrrrrrrrrrr.

El pequeño gran Harry tiene vida propia

Y qué espléndidas secuencias de cama (o de alfombra) nos regala Lisa Kleypas, extensas y descriptivas sin ser chuscas. Cuando yo leo un libro de esta mujer (salvo deshonrosas ocasiones como La antigua magia) acabo tan calentorra que se me derrite hasta el pegamento de las pestañas postizas. ¡Y lo que me puedo reír! Sus diálogos son espectaculares y, en esta serie, cada vez mejores y más divertidos. Para muestra, uno de los que me provocó más risa floja.


-No sé si ella sabrá la respuesta.
-¿Y por qué no? Es una mujer casada.
-Sí, pero... bueno... se trata de un problema masculino.
Leo palideció.
-Pues tampoco sé nada de eso. No tengo problemas masculinos. De hecho, no me gusta cómo suena eso de "problemas masculinos".
-Oh -dijo Poppy, abatida, cubriéndose el regazo con una manta.
-Maldita sea. ¿A qué llamas exactamente "problema masculino"? ¿Es que Rutledge tiene problemas para izar la bandera? ¿O es que sólo puede izarla a media asta?

A estas alturas de la película ya deberíais conocer al dedillo el estupendo estilo narrativo de Lisa Kleypas, una perfecta mezcla de amor, humor y guarrerismos (aunque aquí la parte de amor es la más floja). Está narrado del modo habitual, en tercera persona alternando puntos de vista de los personajes, también de algunos secundarios, de los que vemos algo de sus historias que, sorpresa, no se resuelven en este libro (vamos, que Lisa nos vuelve a hacer un Kleypas de los suyos). Y en estas historias secundarias hay un personaje fundamental, Catherine Marks, que resulta que no sólo tiene una peculiar relación con Leo (¡por Dior, me subo por las paredes esperando su libro!) sino que también está misteriosamente relacionada con Harry...



Catherine es como un Kinder

Hay que reconocer que en este libro prácticamente no pasa nada, es un nadismo pero con poca similitud con la reina de éstos, Julia Quinn. Es cierto que so
n enaguas de amor, centradas básicamente en cómo dos personas opuestas se acaban amando, pero a Lisa Kleypas le encanta darnos detalles de la época, mostrándonos cómo cambia la sociedad, los avances tecnológicos, etc. Los personajes no están aislados de su tiempo y yo adoro esos detalles y lo bien que nos los cuela la Kleypas, bien haciendo que sean algo importante en la novela (el hotel y su funcionamiento) o que nos aporten pequeños matices sobre un personaje (como los autómatas de Harry).


No nos referimos a estos autómatas pero a Harry le encantarían

Queridas, para mi ha sido un libro prácticamente perfecto. ¿Qué me ha faltado? Pues el remate de determinadas situaciones. Se nos ocultan tantas cosas de Harry que su enamoramiento de Poppy no fluye de modo natural y todo lo que tiene con Catherine Marks al final acaba pareciendo un pelín exagerado para los comportamientos previos que tiene. Que yo estaba que vivía sin vivir en mi con el desconcierto y la curiosidad que tenía pero luego no me ha parecido para tanto. Ah, y el apocalipsis kleypasiano que esta mujer nos suele regalar al final me ha parecido algo descafeinado. Eso sí, el libro culmina en todo lo alto con ese final abierto...


Así me has dejado, Lisa Kleypas

En fin, queridas, que estoy disfrutando de esta serie como si me bañara en una fuente de chocolate. Tentación al anochecer ha sido una lectura vista y no vista que no podía dejar ni aunque se me cerraran los ojillos del sueño. Ágil, muy entretenida, desconcertante y con un final estupendo para agarrar como una loca el siguiente libro. ¡Libros así sí, Lisa Kleypas!

[No me extraña que quieras repetir fórmula con Los Ravenel y Rhys Winterbone. Y quien dice repetir fórmula dice escribir la misma historia retocando cosas, ejem...]

Por todo esto y mucho más, le damos a Tentación al anochecer en nuestro Gandymetro...


Harry, ven a mi cama a que te engrase el autómata...


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This

martes, 22 de agosto de 2017

Sombras de sospecha (I-Team 4), Pamela Clare


El día en el que la periodista de origen Navajo Katherine James conoce a Gabriel Rossiter la tierra se sacudió, literalmente, bajo sus pies. Katherine casi había muerto en un desprendimiento de rocas cuando aquel alto guardabosques le salva la vida. Aunque no es capaz de olvidarlo cree que no volverá a verlo y se siente desolada cuando le reconoce entre los agentes de la ley que interrumpen una ceremonia y les arrojan a ella a y sus amigos de Mesa Butte, tierra que consideran sagrada.
Gabe juró hace mucho que jamás volvería a perder la cabeza por una mujer, ni siquiera por una de largo y negro cabello y ojos que parecen traspasarle el alma. Pero desde el primer momento en el que ve a Kat, la atracción que siente por ella es innegable. Horrorizado por aquello que le han ordenado llevar a cabo, está decidido a llegar al fondo de los sucesos acaecidos en Mesa Butte y a mantener a salvo a Kat.
Pero hacer preguntas puede ser casi tan peligro como arriesgar su corazón. Y la búsqueda de la verdad, así como la pasión que arde entre Kat y Gabe, no tardará en convertirlos en el blanco de aquellos dispuestos ha hacer cualquier cosa, incluso matar, para echar a los nativos americanos de su tierra sagrada.


Volvemos a ponernos el lápiz en la oreja y a coger la grabadora para sacar la intrépida reportera que llevamos dentro. Y si lo hacemos, significa que tenemos reseña del I-Team de Pamela Clare, el equipo de investigación más intrépido que tus ojos lectores puedan conocer. Reconozco que este libro me ha costado más cogerlo porque el libro anterior me dejó una resaca lectora importante (y es que la historia de Marc y Sophie es tan intensa...) y porque, sinceramente, Kat me daba un poco de perecita.

Pues no me da ninguna shame, chico

Ya, ya, sé que no se le debe coger manía a un personaje al que no conoces pero, de los miembros de I-Team, ella es la que menos me atraía y puede que eso me haya afectado en la lectura. Katherine James es una navaja de Albacete nativa americana, de los navajos de toda la vida. El hecho de ser entreverada (su padre era blanco) le ha granjeado las frías miradas de la parte más importante de su comunidad, su propia familia. Pero ella siempre se ha sentido muy unida a su pueblo y vela por sus derechos desde las páginas del Denver Independent. Para ella la tierra de su pueblo es sagrada y esa misma tierra es la que le brinda un hostión de proporciones considerables... y a Gabe Rossiter, un guardabosques de proporciones también muy considerables, IYKWIM.


Que Kat y Gabe se atraen desde un principio es innegable (una ya empieza a cansarse de ojos que te persiguen incluso aunque los hayas visto una vez #OjosQueStalkean) pero Gabe es de pasarse por la piedra a todo xixi viviente y Kat tiene muy claro que su flor no se la da al primero que pase así como así, con lo que la boa de Gabe se tendrá que conformar con mirar y no tocar (a no ser que se la toque él mismo ✋🐍💦💦💦). Pero cuando la vida del pueblo de Kat, sus tradiciones más ancestrales y ella misma se vean amenazadas de muerte, Kat y Gabe se verán obligados a pasar más tiempo juntos y, ya sabéis, el roce hace el refrote y...

Allá que van las convicciones de Kat

Sí, saltan por la ventana junto con sus bragas. Como ya os he dicho, Kat me daba perecita lectora. Ella no me interesaba especialmente y todo el rollo de los nativos americanos, tampoco. No me tiréis piedras pero qué le voy a hacer, tampoco me suelen gustar ni las historias del desierto ni las de adolescentes palotes pero por mi I-Team se hace lo que sea, hasta echarle mano a un libro que te da pereza. ¿Puede que ello haya influido en que no me haya encantado? Pues seguro que no porque una es muy profesional y siempre está deseosa de conocer un nuevo maromo de Pamela Clare, a la que le salen estupendos (éste también #MeCabe, faltaría más). Pues lo que os decía, que me daba pereza y, claro, el mundo navajo es básico en este libro, ya que es en torno al que gira el modo de ser de Kat y el intríngulis de suspense del libro, con lo que, debo reconocer tapándome la cara con vergüenza, me ha costado meterme en la historia.

Ay mira, chica, a mí es que lo navajo me sabe a ajo

Todo eso de las supersticiones, que si hacer una sauna sanadora, que si dejar no sé qué a un ciervo que te acecha, que si cantar un canto tribal incluso si vas a cometer una lechuga pues como que no. El libro empieza bien, en tó lo alto literalmente, ya que Kat se mete un hostión considerable en la montaña y le pasa lo que a todas nos gustaría: primero, que no nos dejemos los piños y segundo, que nos rescate un ranger buenorrazo (y soltero, claro #ComplicacionesNO). A partir de aquí los caminos de Gabe y Kat se van cruzando y mezclándose con una trama de saqueo de la tierra sagrada de los navajos y la investigación que Kat hace sobre ella, tanto por ser periodista como por afectarle directamente. No os voy a engañar, queridas, la parte central del libro a veces se me ha hecho pesada. No porque Pamela Clare no hile bien la trama sino porque me ha parecido algo floja (especialmente si la comparamos con la del libro anterior en la que perdemos años de vida con tanta emoción) y parece que no se llega a enganchar del todo, va todo un poco a trompicones y es lo típico que a ellos les parece importantísimo pero que a ti te deja un poco Calippo de fresa 😑. Y lo que a nosotras nos interesa, que es la historia de amor, es lo que interrumpe esa trama y acaba pareciendo algo repetitiva.

No, por favor, no me digas eso de la parte amorosa

A ver, la historia de amor es bonita, sobre todo me ha gustado ver cómo Gabe se acaba enamorando de Kat aunque no quiera hacerlo pero acaba pareciendo que el amor llega a través de la boa (lo que no tiene mucho mérito ya que esa parte de Gabe la conquistó Kat en el primer momento, metafóricamente hablando). No es éste un libro de follarse tras la puerta en las primeras páginas ya que, aunque el follarín de Gabe esté más que dispuesto, Kat tiene unas fuertes convicciones y tiene claro que no va a abandonarlas por él. Esto estaría genial si no fuera porque luego esas convicciones se abandonan con una facilidad que ni yo cambiando de maromo (ella no querrá catarlo pero luego lo cata bien y se nos cuenta demasiadas veces para lo que requiere este libro -y que conste que no son muchas-). Kat, chatina, te voy a decir una cosa en confianza, ahora que no nos escucha nadie: tener sexo no es únicamente darle al trocotró con fiereza y asiduidad, también es hacer otras cositas, justo ésas que haces tú y que mejor que no se entere tu abuela. 

De nada, querida

La verdad es que es un libro bastante previsible. No es que eso sea malo pero, claro, se ve venir casi todo y le resta emoción (y digo "casi" porque no sospechaba quién era el malo y no estaba preparada para ese final tan emocionante y cabronazo a la vez). Eso sí, el libro es como los anteriores, del género "me descuido y me lo meriendo". Pamela Clare no nos mete las parrafadas del siglo, es bastante ágil escribiendo (mucha secuencia breve y cambio de punto de vista), intercalando frases de la voz de la conciencia de los protagonistas (la de Gabe bastante malhablada, por cierto). He echado de menos más ambiente del periódico pero se compensa con las abundantes apariciones de Sophie, Marc y Julian (cómo sabe la jodía que son los que más nos gustan). Además ha logrado despertarme la curiosidad por Natalie, una de las periodistas que, estoy segura, esconde una historia de lo más interesante.

Por historia espero que te refieras a algo así, Kim

[Obviamente]

En definitica, Sombras de sospecha es un libro de lectura fácil, con una intriga sencilla y una historia de amor simple y bonita. Carece de la intensidad emocional del libro anterior y tiene más puntos mñe que brillantes pero aún así te intriga y se lee de una sentada.

Por todo esto le damos en nuestro Gandymetro...


3'5. Gabe, ven a escalarme las montañas rocosas


COMPARTIR ES EL MEJOR CAMINO PARA QUE UN MAROMAZO LLAME A TU PUERTA
Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This